Estadísticas

Buscar este blog

sábado, 18 de julio de 2009

La prostitución, el fortín del varón dominante

¿Por qué los gallegos recurren a la prostitución? Ésta es la pregunta de base del estudio realizado por la Universidad de Vigo Prostitución: clientes y otros hombres que ahora publica Xerais y en el que sus autoras, Águeda Gómez, doctora en sociología y Silvia Pérez, Socióloga, establecen un perfil discursivo del hombre que recurre al sexo de pago, es decir, su opinión acerca de las prostitutas en particular y de las mujeres en general y su conducta hacia ellas. Una de las conclusiones de esta investigación, realizada a través de entrevistas de campo a clientes de prostíbulos y grupos de discusión, es que la prostitución perpetúa los papeles establecidos por la sociedad patriarcal a hombres y mujeres, según explica Silvia Pérez.

La satisfacción sexual no es, por tanto, la principal motivación que impulsa al cliente, sino el deseo de afianzar su papel dominante en un entorno en el que, por ser quien paga, le atribuye una serie de derechos y privilegios. La investigación, que contó con el patrocinio de la cátedra Caixanova de Estudios Feministas, concluye que el cliente de prostitución no tiene un perfil sociológico concreto, ya que pertenecen a sectores de edad, clase social y formación heterogéneos pero sí determina tres grupos en función de su actitud frente a la prostituta. El primero alega hipersexualidad y manifiesta un claro desprecio y resentimiento hacia las mujeres en general. Otro engloba a aquellos que establecen lazos afectivos con la prostituta y reconocen su dramática situación, aunque con su demanda continúan perpetuándola. Hasta aquí, nada que no afirmaran ya estudios anteriores.

Pero hay un tercer grupo que a las investigadoras ha sorprendido sobremanera y es el de los jóvenes, que conciben la prostitución como una oferta más dentro de la sociedad de consumo. "El joven muestra menos empatía que el hombre de mediana edad hacia la mujer que ejerce la prostitución, a quien considera un mero objeto a la venta y esto nos parece preocupante en una sociedad que trabaja por la igualdad entre sexos", explica Pérez, quien recuerda que frente a la actitud frívola del consumidor se encuentra el drama de la mujer prostituida.El estudio revela también que se perpetúan los estereotipos sobre la mujer: virgen, fatal y mujer-madre, que demandan los clientes y que las prostitutas interpretan para ellos. "Es un círculo sin salida", afirma la socióloga.

Publicado en el diario El Faro de Vigo
Autor: Agatha de Santos

2 comentarios:

Amy Reagan dijo...

eyy gracias por publicar la nota, es muy útil para mi trabajo actual.

Amy Reagan dijo...

es decir, de investigacion de la prostitución de mujeres en Panamá.