Estadísticas

Buscar este blog

viernes, 4 de noviembre de 2011

Somalia: aulas masificadas, sin alimentos para los alumnos y con alto riesgo de enfermedades

A pesar de las mejoras producidas en la zona centro y sur de Somalia, una encuesta realizada recientemente revela que cientos de miles de niños afectados por la crisis humanitaria no reciben apoyo alimentario en las escuelas. Aunque los aliados en materia de educación locales e internacionales han intensificado sus esfuerzos para proporcionar servicios esenciales a través de las escuelas a más de 400.000 niños, de los que el 45% son niñas, en más de 1.900 escuelas, la encuesta indica que casi el 16% de las escuelas del centro y sur de Somalia no han podido iniciar el nuevo curso académico debido a los desplazamientos, la inseguridad y la falta de fondos.

El personal de las escuelas encuestadas reconoce que entre sus prioridades está el reparto de comida en las escuelas, las transferencias de dinero, y la distribución de raciones de comida para llevar a casa. Sin embargo, la evaluación revela que sólo el 13% de las escuelas proporciona algún tipo de asistencia alimentaria, lo que supone una oportunidad perdida para hacer frente a la hambruna a través de las escuelas, apoyando a los estudiantes y sus familias. Otras prioridades son la construcción y rehabilitación de aulas, así como la puesta en marcha de un programa de incentivos para apoyar a los docentes debido a que el personal de las escuelas recibe salarios muy bajos.

El informe subraya además que al menos 93 escuelas y espacios educativos están ocupados por personas desplazadas y por lo tanto no están disponibles para impartir clases. El hecho de que las clases no hayan podido reanudarse en el nuevo curso académico y que las instalaciones educativas sean utilizadas como refugio para personas desplazadas, ha deteriorado el ya débil sistema educativo de Somalia, donde 1,8 millones de niños de entre 5 y 17 años no puede ir a la escuela, una situación que ya existía incluso antes del inicio de la crisis actual.

En las zonas afectadas por la hambruna donde se encuentran los desplazados o donde hay una mayor presencia de aliados en el campo educativo, han registrado en los últimos meses un aumento en el número de matriculaciones. Casi el 60% de las escuelas que se habían evaluado volvieron a abrir con una media de 53 alumnos más inscritos. Cada escuela necesita de media dos nuevas aulas para atender la creciente demanda.

Fuente y foto: Unicef

1 comentario:

The San Ballantines dijo...

que lastima de verdad... ojala su vida cambiara. muy buen blog, te sigo!! saludos thesanballantines.blogspot.com